Archivo

Posts Tagged ‘Shoujo’

Reseña [Anime]: Fumiko no Kokuhaku

2012/08/05 1 comentario

  Director: Hiroyasu Ishida
  Estudio: N/A (Hiroyasu Ishida)
  Lanzamiento: 2009
  Géneros: Comedia
  Demografía: Shoujo
  Tipo: ONA (1 episodio)

Desde sus inicios y durante mucho tiempo, el anime era concebido gracias a grandes equipos de personas que se encargaban de dibujar a mano cada fotograma (entre dibujos fijos y los que ayudan a crear el movimiento), para después recibir los colores correspondientes, lo que aún bajo la técnica de animación limitada —en donde se emplea la menor cantidad posible de fotogramas— lo hace una tarea ardua y extenuante. Pero gracias a los continuos avances de la tecnología, que han venido a solucionar, o al menos hacer más llevaderas, muchas de las actividades tanto cotidianas como profesionales, es que hoy en día las casas productoras de anime han podido amainar esta ardua labor, dándole un nuevo significado al proceso de producción.

Pero no sólo las grandes casas productoras se han beneficiado de la animación por ordenador, sino que este “boom” abrió la puerta para que todos los entusiastas de la animación tuvieran la oportunidad, apelando a una gran pasión y una encombiable constancia, de dar rienda suelta a su imaginación y  plasmar en fotogramas estos pensamientos. Aunque en la actualidad la llamada “animación independiente” se ha vuelto más común y popular, principalmente porque han llegado a crearse trabajos de una calidad bastante importante, tanto en lo visual como en lo argumental. Y de estos trabajos han surgido nombres que se han vuelto referentes, tales como Makoto Shinkai, Kunio Kato, Yasuhiro Yoshiura, por citar algunos. Pero en esta ocasión vamos a ir un poco más allá de los grandes nombres de la animación independiente, para internarnos en un peculiar trabajo.

Fumiko no Kokuhaku (La Confesión de Fumiko) es un corto creado por Hiroyasu Ishida (cuyo pseudonimo es “Tete”), un estudiante de la Universidad de Kyoto Seika, específicamente del Departamento de Animación en la Facultad de Manga. Este joven entusiasta realizó su creación empleando softwares de Adobe, tales como After Effects, Soundbooth y Audition. En 2010, Ishida, ganó el Premio a la Excelencia que se entrega a estudiantes durante el TAF (Tokio Anime Fair).

Sinopsis

Fumiko es una chica tímida y muy enamorada de Takashi, un chico que aspira a convertirse en beisbolista. Observa sus aventuras de cómo declara su amor y el devenir que le espera.

La pendiente del despecho amoroso

La adolescencia, esa etapa complicada en la cual se presentan cambios físicos, pero sobre todo grandes cambios psicológicos, que nos hacen enfrentarnos ante un laberinto de incomprensión que sorteamos en el momento que logramos definir nuestra identidad propia, ha sido el escenario de un sinnúmero de creaciones principalmente enfocadas al público femenino. Y el detonante más común en este tipo de trabajos siempre ha sido una de las situaciones que pueden hacer más llevadero, o más tortuoso, el proceso de la adolescencia: el descubrimiento del primer amor y la declaración ante el mismo.

Aunque es precisamente bajo este tenor que Fumiko no Kokuhaku se presenta ante los espectadores, no es la intención de su autor postular algún discurso sobre la situación en cuestión, tal como lo hacen muchos otros cortos que apuestan por manifestar un determinado mensaje a través de sus corta existencia. Aquí estamos ante un trabajo ciertamente con bastante personalidad, pero que más allá de eso, está creado sin mayores pretensiones que las de brindar a todo aquel que lo vea un momento divertido, ameno, que le pesque una que otra sonrisa y, como no, que lo haga remembrar un poco esa complicada pero maravillosa etapa.

Primer rechazo amoroso de Fumiko…

Con un diseño de personajes bastante sencillo, y ambientes más trabajados, todo cobijado bajo una paleta de colores bastante agradable y muy suave, el contraste visual sencillamente resulta hermoso. Y esto se acentúa con el magistral ejercicio dinámico que Ishida nos presenta a través del vertiginoso e inexorable  descenso de Fumiko por la pendiente. A todas luces una secuencia como pocas, y que realza el genio que se alberga en este joven animador. En este punto quiero mencionar que esa fabulosa secuencia de la pendiente, que innegablemente rompe con todo indicio de la tradicional animación limitada, que ha sido un sello del anime, me hace evocar en cierta medida a otro corto de un corte visual bastante semejante llamado Jump, creado por el gran maestro Osamu Tezuka.

Una de las maravillas que nos brindan los trabajos independientes más convencionales, es decir, aquellos que no buscan asemejarse a las grandes producciones, es la que nos lleva a apreciar estas creaciones sólo por el significado de  esfuerzo y pasión que implica crear animación por gusto, por cumplir el más personal de los sueños, sin pensar en aspectos comerciales o cosas que puedan viciar el sentido intimo de la creación.

Lo mejor:

  • Es una obra de una esencia totalmente especial.
  • Aunque tenemos a los protagonistas por unos lapsos muy limitados, no puedes sino quedar encantado con ellos.
  • Poner de manifiesto que el anime independiente es un nicho para todos aquellos que busquen trabajos diferentes y realizados con una profunda pasión.

Lo peor:

  • La pobre Fumiko siendo rechazada en 2 ocasiones en 2 minutos.
Anuncios

Reseña [Manga]: Yume no Shiro

Ficha Técnica:

Autor: Tsuda Masami

Revista: Hakusensha Ladies Comic

Editorial: Hakusensha

Fecha de publicación: 1999

Géneros:  Drama, fantasía, romance

Demografía: Shoujo

Tomos: 1

Capítulos: 3

 
 

 

Sinopsis: Tomo único compuesto por 3 historias cortas: Dentro del bosque, Soy una sirena y El castillo de los sueños. Las tres historias giran en torno al amor de pareja, los más íntimos deseos personales y sobre un misterioso hechicero que ayuda a los personajes en los momentos claves de la historia.

Comentario personal: Estoy bastante seguro que el nombre, Tsuda Masami, no es ajeno para la mayoría de los fanáticos acerrimos de la demografía Shoujo, y no lo es gracias a que su manga más representativo, Kare Kano, ha sabido ganarse con su historia sencilla y cotidiana, el aprecio de gran parte de los fanáticos. Y si bien Yume no Shiro no es una obra de mucha trascendencia, si cuenta con la tradicional sencillez que caracteriza su obra.

En este tomo único al igual que en otros de sus trabajos, Tsuda Masami plantea su obra teniendo como centro las relaciones románticas, mas sin embargo la autora recurre a la incursión de unos tintes de sencilla fantasía para a través de esta poder comunicar ese mensaje evidente que a través de los 3 relatos nos invita a reflexionar sobre las bondades, pero sobre todo, las consecuencias que pueden acarrear nuestros más fervientes, íntimos y, a veces, súbitos deseos. Este mensaje o invitación que podemos desprender de esta obra corta, es por mucho lo más rescatable, ya que por la duración las historias son simples, directas y poco abundantes, con personajes superficiales que están hechos con el típico molde de muchas otras obras Shoujo.

Aunque me considero fan de la demografía, no puedo ocultar que el estilo de dibujo como cantan los llamados cánones auto-impuestos (personajes sin muchos detalles estilísticos, con ojos muy grandes y brillantes, fondos casi inexistentes,etc), me resulta bastante difícil de sobrellevar, y más aún cuando no exista mucho que logre apartar la atención de este rubro, en especial en la primera historia que es la que más adolece. Pero no todo es malo en el trabajo artístico de Tsuda, la forma en que emplea las viñetas y como juegan en ocasiones con ellas, resulta atractivo y le imprime un impulso a la narrativa que aunque dramática, es muy llevadera y ligerita.

El punto en donde este manga flaquea y pierde más, es con su reparto de personajes que emanan una ingenuidad increíble y que son sumamente sentimentales. Estoy seguro que para muchos esa candidez que se plasma es un atractivo, especialmente para los defensores de los típicos esquemas, pero a mi gusto estos sentimentalismos absurdos no aportan —para este manga— nada que se pueda elogiar, sin mencionar que lo hace una manga para un grupo muy selecto.

En resumidas cuentas, El sueño de Shiro (Yume no Shiro) es una obra muy menor de esta autora que deleito a muchos con Kare Kano, pero que en esta ocasión deja mucho que desear con estas 3 historias cortas, que de manera conjunta flaquean en cuanto a una posible profundidad argumental y en la psicología de los personajes; y que pese a la incursión de los toques fantásticos, la historia peca de normalidad e ingenuidad en la forma que se relacionan los personajes. Sin mayor reparo un tomo que se lee rápido pero que está dirigido a un público muy reducido.

Lo mejor:

  • Las historias se leen de manera ágil y sin mayores complicaciones

Lo peor:

  • El reparto es burdo, demasiado inocente y estereotipado
  • Emana muchos sentimentalismos absurdos
  • El dibujo es demasiado genérico

Reseña [Manga]: I Am a Piano

2012/03/02 1 comentario

Ficha Técnica:

Autor: Nakamura Asumiko

Revista: Gothic & Lolita Bible

Editorial: Index Communications

Fecha de publicación: 2008

Géneros:  Drama, romance, slice of life

Demografía: Shoujo

Tomos: N/A

Capítulos: One-shot

 
 

 

Sinopsis: Historia de tan sólo 8 páginas en las que se narra de manera muy particular el viaje de un piano a medida que pasa de las manos de un dueño a otro.

Comentario personal:  Como lector asiduo al manga, cuando se toca el tema del antropomorfismo en una determinada obra, por lo general suelo encaminarlo y verlo plasmado casi exclusivamente en los robot; sin embargo, esta obra corta de Nakamura Asumiko, que fácilmente podemos describir como nostálgica, natural, simple o hermosa, apela por un antropomorfismo ciertamente atípico, pero sutilmente bello y previsto para despertar diversas emociones en los lectores.

Aún con sólo 8 páginas, Nakamura se las ingenia para lograr desarrollar una narrativa digna e inmejorablemente dispuesta para conducirnos por un hermoso y fugaz viaje a través de las diversas memorias de un simple piano. Y realmente es en esta narración donde el manga tiene su mayor logro, ya que es completamente cautivador como el autor convierte y va hilando los ordinarios años de servicio de un objeto —en este caso un piano—, en una historia con un sentido que vale la pena descubrir.

La experiencia de este magnifico manga se completa con el hermoso apartado artístico del que goza la obra. El diseño de personajes es totalmente simplista y, bonito a su modo; los colores planos y poco abundantes, nos brindan una experiencia visual interesante, dejándonos a medias entre las obras típicas en blanco y negro, y las llamadas “Full Color”. Además, esas emociones que incluye la historia, no serían tan evidentes de no ser por esta peculiar combinación visual, que nos permite compenetrarnos con las ideas del autor; para muestra basta leer el manga pasando por alto los diálogos y dejándonos llevar lo que evoca la imagen.

En pocas palabras, un one-shot ameno y atrayente, que vale la pena ser leído unas cuantas veces para poder degustar a profundidad su breve historia y su peculiar diseño.

Lo mejor:

  • La maestría y el sentido con que Nakamura plasma los viajes de un ordinario objeto
  • La forma en que se utilizan los colores, así como el peculiar diseño de los personajes

Lo peor:

  • N/A

Reseña [Manwha]: Terror

Ficha Técnica:

Autor: Kyung Yin

Revista: Wink

Editorial: Seoul Munhwasa

Fecha de publicación: 2000

Géneros:  Terror

Demografía: Shoujo

Tomos: N/A

Capítulos: One-shot

 

 

 

Sinopsis: Una corta historia que nos muestra el mayor temor de una joven.

Comentario personal: Primero que nada, mencionar que estrictamente hablar de un “one-shot” sin develar de lleno el argumento es bastante difícil, y aun lo es más cuando la obra está por debajo del promedio de páginas para este tipo entregas.

Terror es no es sólo uno de los “one-shot” que más me han sorprendido, sino que en general es una de las obras más gratas que he leído. De lo poco más que puedo mencionar, resalto el dibujo, que si bien no es una joya, si es bastante bueno, en especial por la forma en que logra una atmósfera digan de una buena obra de terror gracias a la buena utilización de las sombras y perspectivas.

Pues no hay más que decir, sólo: disfruten de esta genial obra que pese a su duración no tiene nada de efimera. Y por supuesto háganlo con la luz apagada.

Lo mejor:

  • El manejo de sombras y tonos
  • Es una obra que siempre te quedará en la memoria

Lo peor:

  • N/A

Nota: Las historietas coreanas se leen al estilo occidental, es decir, de “izquierda a derecha”.

Categorías:Reseñas Manwha Etiquetas: , ,