Archivo

Posts Tagged ‘Junji Ito’

Perfiles (V): Junji Ito

Junji Ito Cabecera

El horror, a diferencia de otros géneros los cuales buscan comunicar a su audiencia múltiples emociones y diversos mensajes, es un género sumamente sencillo en donde la meta única y fundamental es provocar una de las sensaciones más básicas del ser humano: el miedo. Pero aunque el objetivo es sólo uno, la tarea de llevarlo a cabo no siempre resulta sencilla, e incluso el género ha pasado por momentos muy sombríos como lo fue casi toda la última década del siglo pasado. Pero sería aún durante el dichoso siglo —más específicamente en 1998— que con la cinta The Ring, dirigida por Hideo Nakata y adaptando la novela escrita por Koji Suzuki, que la industria cinematográfica vio la luz al final del túnel, y nosotros… Bueno, nosotros fuimos testigos por primera vez de la especial mística que poseen los japoneses para ponerlos los pelos de punta y la piel chinita.

Este asalto de los nipones sobre el cine de horror, hizo que todos los fanáticos del género volteáramos hacía el país del sol naciente en búsqueda de más contenido, y ello nos llevo a darnos cuenta que no sólo el séptimo arte japonés podíamos encontrar este contenido tan embrujador, sino que la industria del manga, la colosal industria del manga, es un nicho boyante para degustar este estilo de los japoneses  en donde se mezclan la infinidad de leyendas urbanas y la parte sobrenatural que componen su  folclore. Aún así, no son muchos los artistas abocados a dicho género que han alcanzado una relevancia que va mucho más allá del círculo de aficionados especializados, y de entre ellos, el nombre más conocido el de Junji Ito, autor que con sus historias excéntricas a más no poder y un estilo de dibujo al que llamar bizarro es quedarse corto, ha no sólo conquistado a lectores de manga a nivel mundial, sino también a la industria cinematográfica nipona.

Espirales, espirales everywhere...

Espirales, espirales everywhere…

Junji Ito nació el 31 de julio de 1963 en la prefectura de Gifu, perteneciente a la región de Chûbu. Desde una etapa muy temprana de su vida, Ito comenzó a recibir la influencia del manga y del horror, ello debido a los dibujos que realizaba su hermana mayor, así como el arte de los primeros trabajos de Umezu Kazuo, el clásico mangaka conocido por ser el “padre del manga de horror”. Y pese a que en 1987 Ito ganó una mención honorifica en los prestigiados premios Umezu Kazuo, por una historia corta que él envío a la revista mensual especializada en horror, Gekkan Hallowen, él aún continuaba alternando entre el manga y su carrera como odontólogo, de la cual se licenció en la Universidad de Nagoya.

La llegada de Junji Ito a terreno profesional fue todo lo que cualquiera que se quiera dedicar al mundo del manga desearía. A través de las páginas de la revista Nekumi, Ito empezó a publicar Tomie (misma historia que le ganó la mención honorifica Umezu Kazuo), un manga compuesto en forma de historias cortas que giran alrededor de Tomie, una escolar de belleza sin igual capaz de hipnotizar a cualquiera caballero y convertirlo en una mera voluntad de cumplir cualquier deseo. La aura maldita que rodea a la hermosa Tomie lleva a actos de completa brutalidad: los hombres que caen bajo su embrujo terminan por matarse unos a otros, y las chicas, movidas por los celos, tienen destinos similares. Pero Tomie no se encuentra libre de estos destinos, y a lo largo de las páginas ella es asesinada una y otra vez, sólo para volver a renacer y mantener viva la espiral de brutalidad. Este primer trabajo de Ito se extendería desde 1987 hasta 2001, y le valdría para ganarse el reconocimiento de toda la industria, a la par que se convertiría en su trabajo más representativo y de mayor éxito, al ser adaptado en nada menos que 9 ocasiones a Live Action, siendo la última de ellas en el 2011.

En 1998 Ito comenzaría, en la revista Big Comic Spirit, la publicación de Uzumaki, un manga que a la postre se convertiría en el punto de inflexión de su carrera. En Uzumaki (que literalmente se traduce como “La Espiral”) se nos traslada a Kurôzu-cho, un pequeño pueblo que se ubica en una lejanía muy dentro de las montañas, en donde extraños y paranormales sucesos han comenzados a presentarse, y todos ellos se encuentran relacionados con una forma: la espiral. Pese a que la historia comienza con historias un tanto inconexas, de a poco el autor vamos dejando entrever una línea narrativa principal, y con 3 volúmenes en total, Uzumaki representa, en términos de progresión histórica, el trabajo más extenso que ha desarrollado hasta el día de hoy. A su vez, a través del retorcido y bizarro argumento, Ito plasma la obsesión que posee por las deformaciones corporales, siendo esto uno el principal ingrediente para sobresaltar al lector. Considerado por sus seguidores como el mejor trabajo que ha realizado, la insólita historia tuvo el mismo destino que Tomie, y en el año 2000 recibió una adaptación a Live Action.

Jaws versión Ito.

Jaws versión Ito.

Continuando su relación con la Big Comic Spirit de Shōgakukan, del 28 de febrero de 2002 al 30 de mayo de ese mismo año, Ito sorprendería a propios y extraños con su manga más excéntrico: Gyo. Compuesta por 20 capítulos distribuidos en 2 tomos, Gyo pone de manifiesto que Ito es un autor completamente personal (como el mismo lo reveló en una entrevista para Japanorama), que dibuja lo que al le satisface sin pensar en su receptor. De esta forma de pensar es que nace este triunfo de lo bizarro, en donde lo impensado es la forma básica de la historia, y lo impensado son peces con partes mecánicas y que despiden un hedor insoportable. El éxito de este manga le valdría a para atraer la mirada del medio hermano, y recibir una adaptación en formato de OVA que fue lanzada en 2012. En 2005 lanzó un tomo único de nombre Hellstar Remina, manga en cuyo ceno este gran maestro del género experimenta con temas como la ficción apocalíptica, el horror cósmico, la extinción de la raza humana e incluso se da el tiempo para reflexionar sobre los instintos primitivos del hombre ante un panorama de destrucción y desconcierto.

En 2008 Junji Ito decidió continuar diversificándose como artista, y a través de la revista Magazine-Z, lanzó Ito Junji’s Cat Diary, que representó la hasta hoy única incursión del autor en el género “gag”; sin embargo, y fiel al estilo de su creador, este no es un “gag manga” cualquiera, y si bien no se encuentra clasificado dentro del horror, tiende a generar en el lector esta sensación inquietante que provocan sus otros trabajos. El último trabajo en el cual ha participado es Yuukoku no Rasputin, un manga que adapta la novela semi-biográfica, Kokka no Wana, de Masaru Satou, y en el cual Ito se encargó de poner la ilustración, mientras que el guión corrió a cargo de Takashi Nagasaki. Resaltar que a lo largo de su carrera ha existido una serie de mangas bajo el título de The Horror World of Junji, en los cuales se recopilan las historias cortas que ha ido creando durante su carrera. Por último mencionar que si bien Umezu Kazuo fue su principal influencia, Hideshi Hino, Koga Shinsaku, Yasutaka Tsutsui e incluso H.P. Lovecraft han formado parte de sus influencias, según lo reveló él mismo.

Reseña [Manga]: Tomie

2012/04/04 4 comentarios

Ficha Técnica:

Autor: Junji Ito

Revista: Nemuki

Editorial: Asahi Shimbun

Fecha de publicación: Tomie (de 1987 al 2000) y Tomie Again (en 2001)

Géneros:  Horror, sobrenatural, tragedia

Demografía: Josei

Tomos: 3

Capítulos: 20

 

 

Sinopsis: Tomie, la joven cuya belleza enloquece a quien la mira. Hombres y mujeres caen bajo su influjo: ellos, perdidamente enamorados de su beldad, matan, si es necesario, para cumplir sus deseos. Ellas, sea por admiración o por puros celos, desean ser como Tomie, por lo que acaban convirtiéndose irremediablemente en ella…

Tomie, un maligno ser que reúne en sí mismo los sentimientos más perversos del ser humano y los utiliza para lograr sus propios objetivos. Pero, ¿cuáles son tus objetivos, hermosa Tomie? ¿Cuáles son tus deseos?

Comentario personal: Antes de entrar de lleno a comentar sobre este excelente manga de Junji Ito, es necesario dejar en claro que para efectos prácticos de esta reseña, se abordara conjuntamente tanto los 2 primeros volúmenes de Tomie recopilados en la colección Museum of Terror, así como Tomie Again, volumen que fue lanzado posteriormente a esta recopilación. Hago esto a fin de poder enriquecer la reseña con las comparaciones pertinentes entre ambas entregas de esta atrapante saga de historias.

Para cada autor siempre existe una obra que sobresale y que sin duda lo representa, para Junji Ito esa obra no es otra que Tomie. Entre algunos de los méritos que la han hecho ser la obra que nos guía hacía este mangaka podemos mencionar sus múltiples adaptaciones a Live-Action, además de haberle significado hacerse en 1987 con el premio Umezu Kazuo (el llamado “padre del manga de horror”). Y personalmente considero a este manga como la mejor forma para un primer acercamiento hacia este autor y su interesante e inquietante forma de contar historias de horror.

Como es de esperar de un mangaka que está comenzando su caminar en la industria, en los primeros capítulos nos topamos con un dibujo un tanto amorfo —si es que se puede aplicar el término—, buscando una cierta identidad, lo cual se presta a una confusión bastante constante entre los personajes y una dificultad para seguir la historia. Conforme avanzamos en los capítulos se evidencia que el manga no fue concebido en un corto plazo,  aunque ya se notan esbozos bastante notables del particular estilo que lo caracteriza en la actualidad: un estilo pobremente detallado y bastante feo para las situaciones más normales; por otro lado aplica un trazo sumamente detallado enfatizando siempre lo crudo, violentas, bizarras, inquietantes y grotescas que pueden llegar a ser las perturbadoras escenas de este horror que se le da tan bien al señor Ito y que nos muestra la fuerte influencia que Umezu Kazuo plasmo sobre él.

Para la tercer entrega (Tomie Again), nos topamos ya con un dibujo en total plenitud que se mantiene en futuros trabajos: Uzumaki, Gyo, Remina, etc. Pero más allá de lo que muchos fanáticos opinan, a mí personalmente me parece que pese a ganar volumen en el aspecto visual, la narrativa pierde lo poco que se había podido lograr con las 2 primeras entregas. En los volúmenes anteriores se apostaba no sólo al ámbito visual, sino que dentro de las capacidades del autor las historias cortas estaban mucho mejor llevadas, sin mencionar que se les brindaba un mayor espacio dejándolas despegar para exponer las retorcidas situaciones que poco a poco se van poniendo mucho peores. Una verdadera lastima que no se haya logrado aderezar ese fabuloso y terrorífico trazo de la tercer entrega con una narrativa más enganchante.

Aunque los primeros 2 tomos me hayan gustado, no puedo ocultar que siempre existe algo en las historias de Ito que no termina por llenarme, no sé si será que las encuentro un poquitín pesadas, poco fluidas, al punto de no sentirme inquietado y abrumado en los momentos que la historia así lo plantea. Aún así no puedo negar que este autor es de los mejores exponentes y de los más influyentes de las últimas 2 décadas.

Para nadie es secreto que uno de los puntos flacos de Junji Ito es la creación de personajes; no se le da para nada, casi todos sus protagonistas están fabricados con el mismo molde y adolecen de poca profundidad y hasta existe un reciclaje en cuanto a la forma en que se relacionan los diferentes personajes que componen sus trabajos. Quizá Tomie es la gran excepción a este constante, aunque suena un poco aventurado podemos decir que en este personajes se plasma un poco de la escencia de las llamas “mujeres fatales” muy propias de las clásicas novelas negras, de igual forma se plasman recurrentes de la sociedad contemporánea como son la vanidad, la superficialidad de la belleza, y si de verdad el señor Ito utiliza lo antes mencionado y no es sólo mi propia percepción, la verdad nos encontramos ante una lección sumamente inquietante sobre lo efímero de la belleza.

En resumidas cuentas, un manga muy interesante que nos lleva muy cerca a la mejora progresiva del autor y su forma muy particular de crear historias de absoluta pesadilla. Y una obra hecha a la medida para aquellos de estómagos fuertes, pensamientos inamovibles y que gustan de experimentar con historias retorcidas.

Lo mejor:

  • Es una excelente opción para conocer la carrera de Junji Ito y su influencia dentro del género
  • Tiene mucho poder para impactar visualmente al lector

Lo peor:

  • Flojea bastante en la narrativa, especialmente “Tomie Again”
  • Con tan grande cúmulo de historias cortas e inconexas, a veces se le puede perder el encanto, por lo que recomiendo leerla poco a poco