Inicio > Manhua, Reseñas Manhua > Reseña [Manhua]: Beijing Chronicles

Reseña [Manhua]: Beijing Chronicles

Autor: Hideo YamamotoRevista: Young Sunday  Lanzamiento: 1992  Géneros: Drama, psicológico  Demografía: Seinen  Tomos: 1

  Autor: Varios Artistas
  Revista: N/A
  Lanzamiento: 2008
  Géneros: Slice of Life
  Demografía: Seinen
  Tomos: 1

Cuando conocí la existencia de Beijing Chronicles, la justa olímpica de Londres 2012 estaba a no más de medio año de dar inicio, algo que la hacía vislumbrar relativamente cercana —teniendo en mente que las televisoras nos venden el evento 4 años antes—. Como fiel apasionado a los deportes, por supuesto que los juegos olímpicos son un evento que espero con muchas ansias. De tal manera que me fije el leer este cómic de origen Chino antes de que Londres 2012 diera inicio, y realizar su correspondiente reseña como preámbulo a la justa, o bien posterior a su terminación; sin embargo, y como casi siempre, otros intereses capturaron mi atención, y este pequeño proyecto ni siquiera se acerco a ser realizado. Y no ha sido sino hasta estas fechas que por fin le he otorgado un tiempo y lo he leído con gusto.

A través de la historia de los Juegos Olímpicos Modernos, estos no sólo se nos han presentado como la máxima justa deportiva que puede presenciar el ser humano, y en donde se congregan los mejores atletas de cada disciplina, sino que además también se nos presentan como un evento que sirve para fomentar la unión entre las naciones por encima de razas, credos, ideologías, idiomas, rasgos culturales, etc. Sin embargo la fastuosa y muy disputada justa, no sólo se limita a lo lúdico y al discurso de armonía y amistad. Las Olimpiadas representan un evento de enorme complejidad en donde se conjuran una cantidad importante de aspectos que se suman a los fundamentales en torno a la celebración. Estos aspectos a los que me refiero son encabezados inequívocamente por todo lo correspondiente a lo socioeconómico, y de ahí podemos seguir con la notoriedad mundial, el liderazgo político, el desarrollo urbanístico y de infraestructura deportiva, el fomento del turismo y la cultura, entre varios más. Pero no estamos aquí para abordar estos aspectos, no sólo porque representan un inmenso mar de contenido repleto de controversia y debate continuo, sino porque este es un espacio dedicado al manga y el anime; la razón por la cual he mencionado este grupo de aspectos e impactos es simplemente, y como en otras reseñas, para contextualizar la obra en cuestión y poder realizar un trabajo mucho más rico, ya que si algo busca esta obra es precisamente apartarnos de todo lo mencionado, y manifestar que incluso un evento de la envergadura de unos Juegos Olímpicos producen cambios muy pequeños en la sociedad de la ciudad sede.

Sinopsis

Surgido como una colaboración entre diversos artistas chinos, Beijing Chronicles plasma la visión de cada uno de ellos sobre la capital del país más grande del orbe, y cómo la justa olímpica celebrada en 2008 cambió la vida de los habitantes.

Los rostros de una ciudad

Tal como lo planteamos en la introducción, este Manhua (cómic de origen chino) tiene una dirección fácilmente perceptible: mostrarnos los pequeños-grandes cambios que los Juegos Olímpicos de Beijing causaron en ciertos sectores de la sociedad, para bien o para mal. Con una apuesta tan clara no parecería existir complicación alguna para abordarlo, sin embargo esto no es tan sencillo, y la cosa se complica un poco por el hecho de no estar ante un trabajo de una sola autoría, sino ante un trabajo colaborativo. Y aunque el hilo conductor es el mismo, en esencia, las perspectivas y los estilos son muy contrastantes.

Lo más sencillo para enfrentar esta disyuntiva, sin duda sería englobar todas las historias tratadas en este tomo único y concebir una generalización del hilo conductor. Pero si se dispone del tiempo y espacio suficiente, considero como un terrible error el generalizar este trabajo. Mezclar todas las historias para exponer una visión única no sólo diluye por completo la esencia que yace en cada pequeño relato, además nos priva de poder rendir el debido tributo a cada autor y expresar su forma de entender esta arte secuencial. De tal manera que lo más adecuado es ir avanzando capítulo a capítulo, historia a historia y artista a artista.

De todas las historias que forman este interesante cóctel  no pudo haber mejor mano para escoger aquella que sirve de puerta de entrada que la surgida de la mente y pluma de Ji’An. La obra de Ji’An es vacilante y fragmentaria: su concepto visual es todo armonía, mientras que su argumento refleja un choque cultural y generacional muy importante. La gran armonía que expresa el despliegue visual nace de su paleta de colores suaves y cálidos, con la cual se da vida a los personajes de trazo sencillo y agradable, así como al modesto pero vivaz vecindario que sirve de punto de reunión para los adultos mayores. El gran acierto del autor estriba en ponernos en los zapatos de los ancianos dentro de este mini-revolución cultural, porque no es secreto que son ese sector de la población los que más resienten cualquier tipo de cambio. Y todo ello nace de la propaganda del país sede que busca cambiar el orden social para dar la más digna impresión a los visitantes y postularse como un destino atractivo más allá de la justa. Otro aspecto que nos deja entrever este capítulo, es que el cubrir la demanda en infraestructura deportiva que la celebración exige sí, muchas veces sirve para darle una terminación a una ciudad que en su momento no dispuso del capital necesario, pero también esta el lado del desalojo de personas de sus viviendas para abrir espacio para los estadios.

The Box of Wishes

The Box of Wishes

Liang Yi es el autor que da vida a la segunda historia, The Box of Wishes, la cual nos lleva a la vida de un regordete adolescente que alguna vez tuvo el sueño de portar la antorcha olímpica. Sin duda uno de los trabajos entrañables que alberga este volumen, y además una historia que nos invita a reflexionar sobre el rumbo de nuestras vidas, y que sirve para alentarnos a no abandonar esos objetivos que una vez nos planteamos. En ella se refleja como la justa tiene un impacto preponderante y favorable en los jóvenes, principalmente fomentando la saludable práctica que es el deporte. Y la idea visual bebe de la misma copa, y con un trazo redondo y básico en abundancia de un filtro fotográfico muy colorido para conectar bien con los más pequeños.

Desde su título, Ha ha ha!, la visión Liu Wei nos dispone a leer algo diferente a los anteriores 2 relatos. En ella más bien nos habla de la multiculturalidad que surge de esta magna ceremonia, y que es un eje fundamental para promover la unión entre naciones a través de la interacción social. Se ocupa, por otra parte, del tema de la música, aunque muy por encimita y más que nada enfocándose en la sana competitividad.

Nie Jun y Fish, siguen la estela dejada por Liang Yi en la segunda historia, y vuelve a remitirnos al interés que es despertado en los pequeñines. Pero no nos echemos para atrás al contemplar esa primera página de un grafismo raro, quizá burdo y de trazo simplista y un tanto errático. No veamos con desdén a estas viñetas y pasemos de largo ante esta historia, porque tenemos ante nuestros ojos un poema visual, una narración plena y rebosante de vida que nos deleitará los sentidos y el espíritu. Fish no sólo afirma que las únicas restricciones para cumplir nuestros sueños son aquellas que nosotros mismos nos imponemos, sino que tras este mensaje existe la manifestación de un amor puro y sincero: el de un abuelo por su nieto, y el de un nieto por su abuelo. Al ver al pequeño nieto entrenar para ser un medallista olímpico de natación, colgándose de un árbol a través de una soga sujetada por su abuelo, es imposible no evocar a La Maison en Petit Cubes y Glassy Ocean, obras que, al igual que la emergida de la vivaz mente de Nie Jun, nos exhortan a disfrutar de las pequeñas cosas que están presentes en nuestra vida.

Line 104

Line 104, un experimento visual

«Para mí, el ping-pong no era sólo un deporte; era mi vida» es la frase con la que Cheng Cheng abre su participación. Creo que no existe frase más acertada y con mayor fuerza para reflejar lo que significa el ping-pong en el país más grande del mundo, y que lo ha llevado a ser la primera potencia mundial es ese deporte. Pero estas no son viñetas exclusivamente formular para hablarnos del gusto que el pueblo chino tiene hacia este deporte, y a diferencia de otros de las historias que también nos hablan sobre los sueños olímpicos, la escrita por Cheng hace especial hincapié en los obstáculos que surgen sin previo aviso y que pueden orillarnos a abandonar toda esperanza. Sin embargo, y esto lo deja muy en claro, la vida no ahorca por completo y siempre y cuando nosotros lo aceptemos, esta siempre nos brinda una segunda oportunidad. Otra particularidad es su estilo de dibujo totalmente a color, y el cual da un aire más occidental que oriental.

Beijing Pistols, es el nombre de la sexta historia. Interesante nombre, ¿no? Bueno, esta creación de Jian Yi no podemos ocultarlo, es de las más flojitas que nos ofrece la recopilación. Sin extenderme más la historia nos muestra que no es fácil forma parte del cuerpo de ayudantes, y menos cuando los prejuicios sociales están a la orden del día y tu eres miembro de una banda de rock. El sentido es precisamente ese: la discriminación escondida bajo la bandera de dar la mejor impresión posible, y por otro lado,el desahogo social.

Love Under the Moon of the Mid Autumn Festival, de Zou Jian, se despega del resto de las historias para llevarnos a territorios más duros. La historia nos acerca a Zao Yu, una chica cuya casi nula feminidad la hace parecer un varón, motivo que la hace sentirse completamente insegura al extremo de esconder, en lo posible, su rostro. Y su parecido a los varones no es sólo estético, sino también en fuerza física, y ello no le incomodaba tanto durante su infancia e incluso la llevo a ganar torneos de lucha olímpica. Pero ahora la cosa es diferente, y los aires olímpicos que rondan Beijing, martillan su cabeza con recuerdos de aquellos días que desea por completo olvidar. Una historia más pesada, más difícil de digerir, acompañada por un dibujo tanto pictórico y con toques melancólicos y decadentes.

De corte estético completamente vanguardista, Line 104, obra de Song Yang, es una apuesta visual delirante, con múltiples juegos visuales y con arriesgadas mezclas de colores y estilos gráficos. Para continuar redondeando las múltiples perspectivas, el capítulo se ocupa de sumergirnos en los retos que tuvieron que enfrentar los medios de transporte público para no dejar a su suerte a los visitantes extranjeros.

Hasta este punto, seguramente para muchos el tomo resulta en toda una experiencia visual, más por lo diferente que por el valor artístico. Bueno, The Jump de Lu Ming, sin duda hará que todos los lectores acostumbrados únicamente a mangas muy ortodoxos se sientan como en casa. De una calidad artística envidiable, y con un trazo altamente realista y estilizado, The Jump nos retorna a la narrativa visual en blanco y negro, haciendo especial enfoque en los contrastes que en ella se pueden lograr. Pero centrándonos en la visión que se nos proyecta, este trabajo resulta ser el más disperso de los 11 expuestos. La historia, solitaria y en tono depresivo, muestra un paralelismo entre el jubilo del pueblo que se rinde a la celebración olímpica, y el doloroso duelo de alguien que ha perdido a un ser querido.

No sólo las diferentes obras están creadas con el propósito de mostrar esos pequeños cambios que brotan en la sociedad con la llegada de tan magno evento, sino que buscan que veamos con otros ojos a este país asiático y ellos destrozar los prejuicios que se han cernido sobre su sociedad. Y si hay una obra que lo dice abiertamente, esa es Elephant. De la autoría de Wang Huan, Elephant, nos sitúa en la vida de un periodista deportivo de origen francés y la experiencia que vive en Beijing. Unas cuantas páginas que nos llevan por diferentes aspectos de la vida del pueblo chino y que nos invitan a conocerlos más a profundidad.

La promesa de volver a Bijing

Elephant y la promesa de volver a Beijing

Como colofón de las historias cortas, Song Yang, nos ofrece The People of Beijing, una mirada que clama por ver con igual dignidad a los llamados sectores marginales de la sociedad. Ligándola a la historia que da apertura a este compilado, The People of Beijing también se centra en los adultos mayores, pero en esta ocasión mostrándonos que si bien ellos sufren más con cualquier tipo de cambio por menor que este sea, así mismo existen aquellos que intentan adaptarse a la modernidad y los retos que ella conlleva. Una historia muy digna para cerrar este peregrinar por los diferentes sectores del pueblo chino.

En definitiva, un manhua que nos sumerge en el interior del país más grande del mundo, para desmitificar la idea de que una justa de magnitudes mundiales, no sólo viene acompañada de grandes cambios, sino que aún indirectamente puede influir de manera positiva o negativa en diferentes aspectos de la vida de las personas. Una convergencia de historias, de ideas, de personajes, de impactos, de sentimientos, de estilos visuales… y sobre todo, de formas de entender una arte como el cómic.

Lo mejor:

  • Buena diversidad de temas.
  • Una amalgama visual, una conjura de grafismos y discursos visuales para no dejar indiferente a  ningún lector que se jacte como gustoso de lo poco habitual.
  • Conocer un poco más de los alcances de los Juegos Olímpicos más allá de lo que ofrecen las televisoras.

Lo peor:

  • Si buscas algo que profundice en los micro impactos este manhua no es para ti.
  • Algunas historias son mucho más brillantes que otras.
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: