Inicio > Reseñas Manwha > Reseña [Manhwa/webcomic]: Trace

Reseña [Manhwa/webcomic]: Trace

  Autor: Go Yeong-hun
  Revista: Daum
  Lanzamiento: 2007
  Géneros: Sobrenatural, sci-fi
  Demografía: Shonen
  Tomos: 7

En la entrada anterior manifestamos que la consolidación de los ordenadores ha venido a aligerar el proceso de animación de los estudios, y permitido que entusiastas independientes realicen creaciones muy dignas. Bueno, pues estos saltos tecnológicos no desconocen el terreno del cómic, y de la misma forma que en la animación, los dibujantes de cómic han visto aligerada un poco su extenuante labor; y no sólo la tarea de concebir es lo que ha tomado un nuevo enfoque, sino que de la mano de la hoy indispensable internet, el mundo del cómic ha abierto una nueva puerta en la forma de distribuir contenido a las masas, al emplearse portales de internet para dar salida a todo tipo de trabajos. Y ya sea que se publiquen exclusivamente a través de internet, o que se confabulen con la clásica publicación en revistas impresas, los “webcomics” han traído un aire muy fresco, y sin duda irán cobrando fuerza conforme nos internemos más en esta galopante modernidad.

Dicho lo anterior, en esta entrada hablaremos sobre Trace, un webcomic de origen coreano (manwha) que ha pisado con cierta firmeza y ha hecho voltear las miradas de muchos aficionados a esto de la lectura de cómics orientales.

Lanzada en abril del 2007, a través de Daum Communications, uno de los mayores portales de internet en Corea del Sur, Trace es una obra creada por Go Yeong-hun, bajo el apelativo de “NastyCat”. Pero antes de ser publicada en Daum, Trace fue galardonada con el Primer Lugar en la edición de 2006 del SICAF (Seoul International Cartoon and Animation Festival).

Sinopsis

La historia está ambientada en la actual Corea del Sur. Hace 30 años, unas criaturas no identificadas aparecieron de la nada y comenzaron a atacar las personas, creando una destrucción dondequiera que vallan. Los monstruos son llamados “Trouble” (“Yakkai”), y a causa de ellos el mundo ha caído en un caos total.

Junto con la primera aparición de los “Yakkai”, un cierto número de seres humanos han nacido con habilidades sobrenaturales o adquiridas. Estos mutantes llamados “Trace” (“Jiskei”) son los únicos capaces de luchar contra los Yakkai. Y si bien los Jiseki tienen un grupo de adeptos, también han generado cierto rechazo dado que algunos de ellos han usado sus habilidades para beneficio propio.

El lado Coreano de los súper poderes

Manifestado expresamente por su creador durante el SICAF de 2006, Trace es un trabajo cuya principal apuesta es la de crear una historia de superhéroes en base a un grupo de personajes con súper poderes, pero desde una óptica coreana.

Por lo expresado del autor, y aunque las obras de este corte pululan tanto en el cómic oriental como en el occidental, no es tan complicado dejarse llevarse por esas declaraciones y pensar que evidentemente se está ante un trabajo, que a partir de las referencias más básicas, desarrolla una visión muy propia y diferente tanto en el terreno argumental como en el visual. Bueno, de este último aspecto efectivamente se está ante un estilo muy particular y diferente a lo acostumbrado, lamentablemente no podemos decir lo mismo de los dos primeros.

En argumento, Trace, no es una obra que tome los elementos representativos del género y a partir de ellos de forma a un rostro propio, o al menos, uno que se distinga por aportaciones de cierta importancia, sino todo lo contrario, ya que toma como base un rostro bastante conocido. Seguramente no hará falta que lean muchos capítulos de Trace para notar las similitudes entre la idea principal que manifiesta este trabajo, y la popularizada por Stan Lee en el cómic de los X-Men.

Aunque el concepto general no es nada del otro mundo, tampoco quiere decir que estemos ante un trabajo que se puede desestimar, de hecho el que se hayan tomado las referencias de ese universo de Marvel, que entraña ciertas críticas y ecos sociales, permite al autor echar mano de esto para dar vida a una historia que no sólo sea atractiva para los fanáticos de la acción trepidante, sino que pueda ser apreciada por lectores que buscan obras con cierto trasfondo.

¡Desenfoques, benditos desenfoques!

El eje central en el que se entrañan la mayoría de los elementos de ese trasfondo al que me refiero, viene dado por los personajes y el entorno en que se desenvuelven. De la condición extraordinaria de los personajes viene la crítica global de la obra hacia la discriminación en todas sus formas y las repercusiones que esto ejerce sobre el individuo, quien movido por el juicio generalizado se ve orillado a aborrecer su condición natural y ocultarla para encajar dentro de la sociedad. Mediante esta misma condición Trace se manifiesta sobre esas tristes realidades como son la experimentación e instrumentalización humana. Y no menos evidentes son las críticas a la ambición desmedida, los eternos conflictos sostenidos en diferencias superfluas, así como a la indiferencia y el conformismo que representa el no actuar ante situaciones que sabemos están tremendamente mal, mientras estas no afecten a nuestra persona directamente.

Con lo dicho, parecería que la historia es de un carácter tremendamente oscuro, que trae a la mesa todos los males de la condición humana; sin embargo así como estos elementos son fácilmente apreciable gracias a la transparencia con la que el autor ahonda y construye a sus personajes, así mismo se puede apreciar un profundo valor humano que contrasta y sirve de contrapeso para que la historia muestre ambas caras de la moneda. Y aunque suene cursi, este valor humano se manifiesta primordialmente a través de los lazos familiares. De diferentes formas y circunstancias, casi todos los personajes son movidos por la intención de mantener o formar estos lazos familiares que se postulan como el sincero refugio de comprensión para su extraña condición.

Cómo no puede agradar este tipo de humor

Si bien los personajes gozan de una profundidad psicológica bastante aceptable —y se aboga a ella para ir moviendo la narrativa—, también es verdad que en muchos de ellos se encarnan grandes clichés: personajes que se vuelven más fuertes de la noche a la mañana, malos cuyo corazón reblandece y se vuelve buenos, personajes totalmente overpower, las clásicas transformaciones, entre algunos otros de menor importancia. Y algo que en lo personal me agrado pese a que en un principio me cayó como balde de agua fría, fue el humor de tintes bobos, infantiles y exacerbados que aportan algunos personajes, en muchas ocasiones dibujados en forma chibi.

Entrar al concepto visual desplegado en Trace, es sencillamente entrar a un terreno lleno de agradables sorpresas. De entrada es una experiencia totalmente distinta a lo acostumbrado; su concepto es innovador, fresco, sencillo pero a la vez atractivo (aunque quizá el diseño de personajes pueda ser un incordio para muchos), en donde el empleo de las viñetas es 100% vertical a modo de tira cinematográfica, lo cual permite darle un nuevo sentido a la palabra “dinamismo”. Y aunque los ambientes son pobremente detallados, la perfecta sinergia que se consigue entre las nutridas líneas de movimiento, y los innovadores desenfoques en partes específicas de las viñetas, logran crear un sentido de movimiento pocas veces logrado, que incluso da realce a esos fondos anodinos.

Siguiendo la línea del deleite visual, nos topamos con un alarde de técnica que va desde tomas en primera persona muy logradas, un repertorio de ángulos sorprendente, hasta acercamientos y tomas en perspectiva que no dan respiro. Podríamos seguir pregonando virtudes en este apartado, pero considero esencial no extenderme más de la cuenta, así que hay que hablar de las cosas negativas que se suman al barco de la narrativa.

En lo personal, tengo un gusto muy especial por obras de ritmo de lectura ágil y sin marañas, ya que nunca se sabe cuando no se estará de humor para internarse en lectura que apelan a toda nuestra atención por su complejidad, y es en estos momentos cuando trabajos ligeros caen como anillo al dedo. En teoría Trace cumple con estas características: sus escasos diálogos y la cantidad de viñetas hace que se pueda avanzar con suma facilidad entre los capítulos y la historia, pero lo que inicia con un ritmo tan vertiginoso como los sucesos que acontecen, conforme se interna en cierto arcos y situaciones claramente prescindibles, se empieza a desinflar y convertirse en una lectura tediosa y aburrida. Si se logra superar este declive que se mantiene durante un tiempo importante, se notará un repunte con muchos bríos que se acompañan de momentos culminantes y especialmente, de secuencias de peleas fulgurantes y atractivas, que no desconocen para nada la emotividad.

En resumen, un webcomic formulado para abarcar un abanico ciertamente amplio en lo que a público se refiere, pero que no deja de estar enfocado primordialmente a los amantes de los shonen genéricos, en donde la acción cobra el papel preponderante. Por otro lado, un trabajo que aporta un nuevo listón a la narrativa visual, y nos da una probadita de las bondades y alcances de esta forma de llevar contenido a los fanáticos.

Lo mejor:

  • Una experiencia visual grata, deslumbrante, sorpresiva, muy lograda y divertida.
  • Que se haya pensado en un público no tan reducido a la hora de crear el contenido.

Lo peor:

  • Aunque seguramente los aficionados a los argumentos maratónicos, en donde pulula la acción trepidante, estarán, sino contentos, bastante satisfechos con la duración, yo no puedo evitar pensar que a la obra le sobran muchas páginas, de situaciones totalmente suprimibles.
  • La historia en general es sencilla de entender, sin embargo su final de tintes complejos  y rebuscados termina quitandole brillo.
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: