Inicio > Reseñas Anime > Reseña [Anime]: Fumiko no Kokuhaku

Reseña [Anime]: Fumiko no Kokuhaku

  Director: Hiroyasu Ishida
  Estudio: N/A (Hiroyasu Ishida)
  Lanzamiento: 2009
  Géneros: Comedia
  Demografía: Shoujo
  Tipo: ONA (1 episodio)

Desde sus inicios y durante mucho tiempo, el anime era concebido gracias a grandes equipos de personas que se encargaban de dibujar a mano cada fotograma (entre dibujos fijos y los que ayudan a crear el movimiento), para después recibir los colores correspondientes, lo que aún bajo la técnica de animación limitada —en donde se emplea la menor cantidad posible de fotogramas— lo hace una tarea ardua y extenuante. Pero gracias a los continuos avances de la tecnología, que han venido a solucionar, o al menos hacer más llevaderas, muchas de las actividades tanto cotidianas como profesionales, es que hoy en día las casas productoras de anime han podido amainar esta ardua labor, dándole un nuevo significado al proceso de producción.

Pero no sólo las grandes casas productoras se han beneficiado de la animación por ordenador, sino que este “boom” abrió la puerta para que todos los entusiastas de la animación tuvieran la oportunidad, apelando a una gran pasión y una encombiable constancia, de dar rienda suelta a su imaginación y  plasmar en fotogramas estos pensamientos. Aunque en la actualidad la llamada “animación independiente” se ha vuelto más común y popular, principalmente porque han llegado a crearse trabajos de una calidad bastante importante, tanto en lo visual como en lo argumental. Y de estos trabajos han surgido nombres que se han vuelto referentes, tales como Makoto Shinkai, Kunio Kato, Yasuhiro Yoshiura, por citar algunos. Pero en esta ocasión vamos a ir un poco más allá de los grandes nombres de la animación independiente, para internarnos en un peculiar trabajo.

Fumiko no Kokuhaku (La Confesión de Fumiko) es un corto creado por Hiroyasu Ishida (cuyo pseudonimo es “Tete”), un estudiante de la Universidad de Kyoto Seika, específicamente del Departamento de Animación en la Facultad de Manga. Este joven entusiasta realizó su creación empleando softwares de Adobe, tales como After Effects, Soundbooth y Audition. En 2010, Ishida, ganó el Premio a la Excelencia que se entrega a estudiantes durante el TAF (Tokio Anime Fair).

Sinopsis

Fumiko es una chica tímida y muy enamorada de Takashi, un chico que aspira a convertirse en beisbolista. Observa sus aventuras de cómo declara su amor y el devenir que le espera.

La pendiente del despecho amoroso

La adolescencia, esa etapa complicada en la cual se presentan cambios físicos, pero sobre todo grandes cambios psicológicos, que nos hacen enfrentarnos ante un laberinto de incomprensión que sorteamos en el momento que logramos definir nuestra identidad propia, ha sido el escenario de un sinnúmero de creaciones principalmente enfocadas al público femenino. Y el detonante más común en este tipo de trabajos siempre ha sido una de las situaciones que pueden hacer más llevadero, o más tortuoso, el proceso de la adolescencia: el descubrimiento del primer amor y la declaración ante el mismo.

Aunque es precisamente bajo este tenor que Fumiko no Kokuhaku se presenta ante los espectadores, no es la intención de su autor postular algún discurso sobre la situación en cuestión, tal como lo hacen muchos otros cortos que apuestan por manifestar un determinado mensaje a través de sus corta existencia. Aquí estamos ante un trabajo ciertamente con bastante personalidad, pero que más allá de eso, está creado sin mayores pretensiones que las de brindar a todo aquel que lo vea un momento divertido, ameno, que le pesque una que otra sonrisa y, como no, que lo haga remembrar un poco esa complicada pero maravillosa etapa.

Primer rechazo amoroso de Fumiko…

Con un diseño de personajes bastante sencillo, y ambientes más trabajados, todo cobijado bajo una paleta de colores bastante agradable y muy suave, el contraste visual sencillamente resulta hermoso. Y esto se acentúa con el magistral ejercicio dinámico que Ishida nos presenta a través del vertiginoso e inexorable  descenso de Fumiko por la pendiente. A todas luces una secuencia como pocas, y que realza el genio que se alberga en este joven animador. En este punto quiero mencionar que esa fabulosa secuencia de la pendiente, que innegablemente rompe con todo indicio de la tradicional animación limitada, que ha sido un sello del anime, me hace evocar en cierta medida a otro corto de un corte visual bastante semejante llamado Jump, creado por el gran maestro Osamu Tezuka.

Una de las maravillas que nos brindan los trabajos independientes más convencionales, es decir, aquellos que no buscan asemejarse a las grandes producciones, es la que nos lleva a apreciar estas creaciones sólo por el significado de  esfuerzo y pasión que implica crear animación por gusto, por cumplir el más personal de los sueños, sin pensar en aspectos comerciales o cosas que puedan viciar el sentido intimo de la creación.

Lo mejor:

  • Es una obra de una esencia totalmente especial.
  • Aunque tenemos a los protagonistas por unos lapsos muy limitados, no puedes sino quedar encantado con ellos.
  • Poner de manifiesto que el anime independiente es un nicho para todos aquellos que busquen trabajos diferentes y realizados con una profunda pasión.

Lo peor:

  • La pobre Fumiko siendo rechazada en 2 ocasiones en 2 minutos.
Anuncios
  1. 2012/08/25 en 2:27 PM

    Yo vi este corto hace ya un rato e incluso pensé en reseñarlo, pero siempre creí que se trataba de un fanwork 😛
    Por cierto que es bastante bueno.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: