Inicio > Reseñas Anime > Reseña [Anime]: Bartender

Reseña [Anime]: Bartender

  Director: Masaki Watanabe
  Estudio: Palm Studio
  Lanzamiento: 2006
  Géneros: Slice of Life
  Demografía: Seinen
  Tipo: Serie (11 capítulos)

Para quienes la palabra “Anime” es casi por completo ajena, pero que sin embargo en algún momento de su infancia visionaron una que otra serie japonesa, este mundo se limita a un mero medio de entretenimiento reservado para el público infantil y hasta cierto punto el juvenil. Y si bien es triste que existan estos prejuicios totalmente infundados, resulta más triste que debido al sendero por el que transita el anime actualmente, para muchos fanáticos el panorama de lo que la animación nipona puede ofrecernos se reduce a un número muy escaso de temáticas y situaciones. Para romper un poco con esta creencia, es que existen trabajos como el que por medio de esta entrada manifestamos —y que su servidor atesora significativamente—, los cuales nos hacen quitarnos una venda que poco a poco se nos ha ido amarrando producto de la preponderancia de obras dentro de un rango muy específico y limitado.

Bartender, surgida como adaptación del manga homónimo de Joh Araki, es una serie que emana frescura, que nos demuestra que el espectro temático que rige al anime, lejos de limitarse a un espacio bastante confinado, asfixiante y repleto de estereotipos, es amplio, abundante, e incluso boyante si es que se libera un poco de sus ataduras. Aún así, y que no se puede negar, es el hecho de que trabajos de estas características no están concebidos para llegar a un número amplio de fanáticos (quizá no precisamente la obra que estamos tratando, ya que ha tenido una acogida bastante favorable hasta donde sé), he incluso dentro de los círculos para los que fueron creadas, no siempre son bien recibidas.

Sinopsis

Bartender sigue la vida nocturna de Ryū Sasakura un prodigio entre los barman que tiene la fama de preparar los mejores cocteles que se puedan probar, por ello es conocido como Kami no Glass o Vaso de los Dioses. Sasakura pasa su tiempo en un pequeño bar llamado Eden Hall, escondido al fondo del distrito de Ginza en el centro de Tokio. Se dice que la gente normal no puede simplemente encontrar el bar y entrar, sino que deben ser “invitados” por el dueño.

Aligerando las penas 

Dejando de lado el impulso que obras de este tipo le brindan al panorama general del anime, en Bartender tenemos a un anime de gran valor emotivo y sentimental. Evidentemente (lo digo de propia experiencia) es fácil caer un tanto en el escepticismo sobre lo que puede ofrecer una historia enfocada en un Barman, y más aún cuando no se está dentro del radio de acción al que claramente apunta la primicia. Pero viéndola desde dentro del círculo, nos topamos con una serie muy bien definida en la apuesta de su trasfondo, una serie con bastante personalidad, que nos invita a sentarnos frente al monitor tal si fuera la barra de un bar y consumirla, no de manera voraz, sino tranquilamente y teniendo cuidado en degustarla poco a poco.

Con una animación poco sofisticada y más bien común —salvo el realismo que se le imprime a las botellas de vino y a la estantería al fondo—, la historia busca claramente llevarnos a un ambiente idóneo para el encuentro con nosotros mismo, de la misma forma que en el transcurso los “invitados” a tan especial Bar, aligeran un poco sus penas personales a través de los prodigiosos cócteles. Y si bien la combinación de las distintas bebidas es el tema central sobre el que parte toda la narrativa de inspección personal, el ritmo pausado y nostálgico (que estoy seguro ahuyento a más de uno) con que se conducen las diferentes historias que convergen en el Bar, resulta el elemento, o mejor dicho, el ingrediente, primordial de la mezcla para recrear de mejor manera toda la dinámica de encuentro y reflexión que se nos presentan.

Ryū Sasakura atendiendo con total interés a sus “invitados”. Nótese el realismo tanto en la barra como en las botellas

Movido por la festiva y alocada vida nocturna que predomina en la sociedad contemporánea, no es raro englobar este oficio en aquellos Barman acrobáticos y de grandes trucos con los vasos y botellas.  De aquí que Bartender busque revindicar el oficio y acercarnos a ese lado sobrio, personal, confidente y, por supuesto, clásico.

Por el simple hecho de su argumento, esta primicia comandada por Watanabe, resulta refrescante y novedosa, y si ha esto le sumamos el encombiable hecho de manifestar el lado primigenio de los Barman: “vivir para servir a los demás”, resulta una experiencia plena e interesante en múltiples maneras. Pero el elemento que le da un realce diferente a otras obras de igual corte, estriba en el interés que la serie muestra por ilustrar y encaminar al fanático en el arte de hacer y degustar cócteles. A lo largo de los 11 episodios que componen esta pieza y conforme vamos circulando y compenetrandonos el sentir del variado reparto, se nos ilustra sobre el origen de las distintas bebidas, e incluso al final de cada episodio se nos revela la receta exacta del cóctel que durante esos 23 minutos sirvió para aligerar la carga emocional del personaje en cuestión.

En resumen estamos ante una experiencia totalmente nueva, una de esas series que rara vez podemos consumir en el mundo del anime (no por esto en el manga, ya que de ese lado este tipo de argumento son, digamoslo… no tan aislados), una serie que apuesta por algo totalmente mundano y común, y que más sin embargo lo narra y lo molde de tal manera que se vuelve algo interesante de ver.

Lo mejor:

  • Es una obra sin mayores pretensiones que las de pasar un rato sumamente tranquilo y agradable.
  • 11 episodios para degustarlos durante 11 bellos días.
  • Pone de manifiesto que en el anime existe espacio para historias sobrias, pausadas y ajenas a temas predominantes.
  • Para quienes como su servidor son unos incultos en esto de los bares, el interés que se muestra por ilustrarnos acerca de los diferentes cócteles y todo lo que rodea a este interesante oficio,  hace que deseemos acabar con ese nulo contacto y salir directo a un apacible bar.

Lo peor:

  • Evidentemente está hecha para un público muy, pero muy reducido.
  • El ritmo lento y nostálgico causa pavor a muchos aficionados.
Anuncios
Categorías:Reseñas Anime Etiquetas: , , ,
  1. 2012/06/15 en 8:47 PM

    La voy a ver para que cuando me inviten a un bar sepa que pedir.

  2. 2012/06/19 en 11:26 PM

    mira que yo siempre estoy buscando este tipo de anime “diferente” y este no lo había washado (visto para gente culta) , aparte me encantan los Slice of Life simplemente habrá que verlo gracias por la reseña se me antojo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: