Inicio > Reseñas Manga > Reseña [Manga]: Voyeur

Reseña [Manga]: Voyeur

  Autor: Hideo Yamamoto
  Revista: Young Sunday
  Lanzamiento: 1992
  Géneros: Drama, psicológico
  Demografía: Seinen
  Tomos: 1

Comentando la película Peeping Tom, el crítico Roger Ebert dijo: «El cine nos convierte en voyeurs. Nos sentamos en la oscuridad, observando la vida de otros. Es en estos términos en que el cine se entiende con nosotros, aunque la mayoría de las películas son demasiado bienintencionadas como para mencionarlo».

Me permito citar esta frase de Ebert, porque comparte con la primicia de Yamamoto una verdad que inquieta la moral social: existe un cierto nivel de voyeurismo inherente a todo ser humano, y que se despierta en mayor o menor medida ya sea por el sugerente contenido que reina en los medios visuales, o bajo la tentación de descubrir una posible infidelidad. Otra particularidad entre la declaración de Ebert y Voyeur, es que ambas expresan una visión más amplia del voyeurismo, y no la definición estricta: trastorno psicosexual que consiste en la excitación sexual obtenido a partir de contemplar a personas en situaciones sexuales.

Sinopsis

Ko Higaonna, comparte dentro de su automóvil un momento íntimo junto a Satomi, su novia, cuando súbitamente se perturba al descubrir que en en el anonimato de la oscuridad, un tipo cetrino con gafas de visión nocturna los está espiando. Ko, al ver violada su privacidad se lanza violentamente sobre el fisgón.

Voyeurismo: Placer Oculto

Voyeur es un manga que de cierta forma podríamos catalogarlo como una especie de piloto, ya que un año después del lanzamiento de este tomo único nació el spin-off Voyeur Inc., cuya duración es ampliamente más extensa. Pero el trato del voyeurismo por parte de Hideo Yamamoto no se limita sólo ha estos dos mangas, en Ichi the Killer existen referencias sobre esta actividad y, claramente, en un tono que obedece a una innegable parafilia. Fiel a obras primerizas, el manga muestra a un Yamamoto de argumentos más sencillo y accesibles, de personajes con rostros cuadrados y de facciones sumamente sencillas aunque funcionales y expresivas. El mayor logro en el terreno artístico viene dado por algunas viñetas en primera persona, en las que se logra comunicar un poco de las sensaciones de estar observando desde el anonimato.

Ko Higaonna sucumbe ante la tentación

Está claro que este es un trabajo menor en la trayectoria de este autor, y que sin tener punto de comparación con las alturas que han tocado Ichi the Killer y Homuncuus, Voyeur está lo bastantemente bien construida para mantener un interés suficiente para llegar a apreciar lo que se está leyendo.

Conociendo la existencia de Voyerus Inc., queda más que claro que la mente de Yamamoto cuando realizó este manga, ya estaba maquinando la historia sobre una compañía abocada a descubrir pervertidos fisgones y, por lo tanto, el primer capítulo de Voyeur es únicamente el detonante para desarrollar esa idea; sin embargo, y a mi parecer, lo atractivo de la historia se limita exclusivamente a todo lo que acontece durante esas primeras 145 páginas. La irresistible tentación de espiar a tu pareja sin poder apartar en ningún momento la inquietante idea de una clara infidelidad; el sentir una atracción hacia invadir de cierta forma y en cierto nivel la vida privada de nuestros semejantes; los traumas infantiles que han moldeado la personalidad de nuestro protagonista, son todos elementos que están bien trabajados, y que resaltan gracias al buen manejo de la narración que despliega el artista, especialmente en páginas en donde el sentido de la escena corre sólo por el flujo de los dibujos a través de las viñetas.

Actualmente la obra de Hideo Yamamoto se asocia rápidamente con personajes dementes, alienados, sociopáticos, lascivos, entre muchas otras cosas más (verdaderamente). Pero de igual forma —aunque se menciona poco— en su obra siempre se despliegan estos elementos perturbadores de la psicología personal, dentro de un contexto real, haciendo una clara crítica sobre la sociedad contemporánea. De aquí que en Voyeur veamos una fehaciente intensión por parte de Yamamoto para llevarnos por un camino en donde se desmenuzan los tabús de la sociedad y sus inquietantes actividades.

Lo mejor:

  • Hideo Yamamoto siempre sabe sacar temas que queramoslo o no, generan una cierta ansiedad por leerlos.
  • Claramente no es incisiva en el tema del voyeurismo, pero el enfoque al que se aboca la historia nos da una buena dosis del tema en manos de viñetas voyeuristas bien logradas.

Lo peor:

  • Haber sido creado bajo una idea de extensión considerable, y que no se materializa sino hasta un año después en un manga distinto. De aquí que el final del manga deja un sentimiento de desencanto bastante amargo.
  • Cautivados por el soberbio estilo de dibujo de los mangas más actuales de este señor, leer esta obra con sus personajes de rostros cuadrados  y expresiones sencillas, puede chocar un poquitín.
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: