Inicio > Reseñas Anime > Reseña [Anime]: Vampire Hunter D: Bloodlust

Reseña [Anime]: Vampire Hunter D: Bloodlust

Ficha Técnica:

Director: Kawajiri Yoshiaki

Estudio: Madhouse

Fecha de transmisión: 2000

Géneros: Drama, romance, acción, sobrenatural, vampiros

Demografía: Seinen

Tipo: Película

Episodios: 1

 

 
 

 

Sinopsis: En un mundo sobrenatural donde la existencia de los Vampiros se encuentra amenazada por los Caza Recompensas, un Vampiro encuentra el amor en una Humana. Una familia desesperada por el rapto de su hija contrata un Cazador misterioso de nombre “D”, un Dampir, e inicia su busqueda por recuperar a la Dama, pero no es el unico tras la recompensa. En esta persecucion “D” se debate entre el cumplimiento de su deber o separar un amor autentico.

Comentario personal: Antes que nada permitanme dejar en claro que no soy fanático del género vampírico, y las obras que he visto/leído sobre estos míticos seres son fruto exclusivo de mi fanatismo por el manga y el anime; aún este poco conocimiento sobre el género no me priva de comprender que es en épocas como esta, en donde los vampiros han perdido su escencia y se han vuelto de color rosa, que una obra como Vampire Hunter D: Bloodlust se distingue como la obra maestra que representa.

Vampire Hunter D: Bloodlust es una obra sobre un amor imposible, antinatural, entre una humana y un vampiro; es a su vez una obra sobre la lucha de un Damphir (mitad humano, mitad vampiro) por no sucumbir a la tentación de la sangre mientras cumple su trabajo; pero sobre todo, es una obra que enfatiza la total importancia de la composición visual que debe acompañar a este tipo de género.

Mucho se habla sobre el final de una película, sobre si fue bueno, malo o si dejó la puerta abierta a la imaginación del espectador, pero en esta película sería un insulto dejar en el olvido a la sublime secuencia inicial: atmósfera sombría, aire inquietante,  cruces que crujen y se retuercen… y de pronto un carruaje tirado por caballos endemoniados, tan frío que congela el agua; las flores se marchitan,  un espejo que se quiebra, hasta llegar a una bella dama secuestrada por un oscuro ser… un vampiro. ¿Pueden 2 minutos hacernos vibrar a través de un inquietante despliegue visual? Bueno, después de ver esta obra seguro tendrán una respuesta inequívoca.

Visualmente la película es un suculento manjar para todo amante de la buena animación; la estética y ambientación encajan perfectamente con la historia, y pese a ser una obra relativamente reciente, se ha convertido en una vara con la que debe ser medida toda obra enraizada en este tipo de temáticas. Pero la atmósfera sombría, inquietante, misteriosa y con hartos detalles en los diferentes y preciosos ambientes por los que se mueve la obra no es lo único que la alimenta de elogios. El diseño de personajes es sumamente maduro y detallado, con rostros agudos para la mayoría del reparto, y con gran énfasis tanto en el trazo de los cuerpos muy marcados, como en las expresiones faciales que acentúan las situaciones y sus subsiguientes desenlaces.

Como dije anteriormente esta es una obra sobre un amor atípico… y así, atípico, es el ritmo narrativo con que se desarrolla el sentido primordial de la historia. Ya que pese a ser una obra concebida bajo este romance prohibido, un derroche de romanticismo evidente esta fuera del campo de trabajo en que la obra desea desarrollarse; aún así, la historia es romántica, y lo es  a través de toda esa incesante persecución que amenaza con separar a los dos enamorados: Meyer y Charlotte.  Movida por esta incansable persecución, la obra nos brinda una despliegue cuantioso de criaturas sobrenaturales, de seres góticos y demenciales, inmersos en secuencias de acción pulcras, vibrantes y aderezadas por un banda sonora totalmente instrumental, casi gloriosa; y lo más importantes es que nos adentra en el frío semblante, la aura misteriosa, y el carácter distante del atractivo —en el sentido artístico— protagonista, El Cazador “D”.

La obra es tan redonda, que incluso los diálogos están muy bien compuestos, y que acompañados por melodías melancólicas logran afloran en ocasiones el pasado tortuoso de algunos personajes.  Y de igual manera que la secuencia que da inicio a tan esplendida obra, otra parte que es obligada rescatar es aquella en donde Meyer pese a saber que su condición de vampiro le impide permanecer bajo la luz del día sin sufrir serías repercusiones físicas, abandona la oscuridad de su carruaje para salvar a su amada, llenándonos con una muestra del profuso amor que tiene por Charlotte.

En general una Joya en toda la extensión de la palabra, y una obra que personalmente considero como seminal más allá de ser una secuela de la película de 1985 basada en la majestuoso novela ilustrada de Kikuchi Hideyuki y Amano Yoshitaka. Sin duda una producción que ningún fan, ni del género de vampiros, ni de la animación en general puede dejar pasar.

Lo mejor:

  • Kawajiri Yoshiaki nos vuelve a deslumbrar con su maestría para adaptar una obra del maravilloso dúo que son Kikuchi Hideyuki y Amano Yoshitaka
  • Toda la composición artística es una gozada: estética, diseño de personajes y banda sonora
  • Es una historia con un romance diferente, atractivo y funcional
  • La acción mezcla la temática vampírica con tintes totalmente western
  • Tanto “D” como Meyer son personajes fascinantes

Lo peor:

  • Más allá de algunos detallitos estilísticos —como el cabello Leila— no encuentro nada puntual de que quejarme
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: